¿Quién tiene realmente el poder? ¿Quién tiene el control?

Jul 2, 2019

A lo largo de la historia de la humanidad, un tema constante ha sido el hecho de controlar, hacia fuera, con el objetivo de tener más poder. Esta dinámica ha sido la causa u origen de reinados, imperios, religiones, gobiernos y guerras interminables, por poco decir.

Muchas veces me han preguntado, qué se puede hacer para ayudar a todos estos países como el mío, Venezuela, que tristemente se encuentra en una profunda guerra de poderes, que ha afectado, de manera determinante, el bien común. Mi respuesta es: “no podemos ver afuera lo que no tenemos adentro”, con esto quiero decir que, primero que todo, debemos trabajar individualmente nuestras guerras internas, y dejar a un lado nuestra necesidad de dominar y controlar a los demás o dejarme controlar por otros.

El querer dominar a los demás, para lograr mis objetivos, nace del miedo a perder el control sobre mi mismo, del no saber qué hacer conmigo, siendo mas fácil controlar afuera que adentro.

El no querer tomar las riendas de mi vida, entregando el poder a los demás, es la contraposición a lo anterior, porque siempre que hay un líder debe haber un seguidor. Entonces, entregamos todo nuestro poder para complacer a los demás, por el temor a no ser aceptados y queridos.
Tómate un minuto y respira …

Todos hemos estado tanto de un lado como del otro, por diferentes circunstancias, y no tiene nada de malo seguir a un líder, mientras no entreguemos nuestro poder individual, así como tampoco está mal, ser un líder mientras no se tenga la necesidad de controlar. Es sólo un tema de cómo manejo yo mi poder interno.
Pero, ¿qué es el poder realmente?.

El poder es nuestra capacidad de procesar todos los aspectos de la vida, desde lo más básico, como los alimentos, hasta los aspectos más sutiles como las experiencias, las memorias y las impresiones sensoriales.

En nuestra consciencia todo está relacionado, y hay veces que no entendemos por qué no podemos digerir la cena, si lo que comí fue una ensalada súper saludable; y es que solemos dejar de un lado todos los demás aspectos sutiles que nos afectan. La ensalada me cayó mal, porque hay emociones generadas por experiencias o por lo que estamos viendo, escuchando, oliendo, sintiendo, que no he podido procesar y asimilar.

Cuando no podemos procesar, comenzamos a desbalancearnos y a generar toxinas en el organismo, mientras pensamos, en lo que sentimos, en lo que decimos y en lo que hacemos.

Empezar a observar y entender qué es lo que me está llevando a entregar mi poder o a querer controlar a los demás, es la mejor herramienta para el cambio hacia el balance.

Hacer consciencia es el camino de la vida y la mejor técnica para lograrlo de manera sutil es a través de la meditación, el mejor aliado que puedas utilizar para afectar positivamente todos los aspectos de tu vida.

Mantengamos siempre presente que lo que vemos en el mundo, es el reflejo de nuestra consciencia, hagamos el cambio de adentro hacia afuera.